¡Hola, bienvenidos a mi Blog, yo soy María Paulina! Ve por tu café o tu bebida favorita… ¡y empecemos!

el CONTENIDO

Prefiero VER este contenido.

Éste es un tema sobre el cual me consultan mucho. Personas me escriben contándome sus historias de vida, dejando de manifiesto que su inquietud más grande es que no saben quiénes son, cuál es su camino o qué norte tomar. Esto, sin mencionar lo mucho que tal sensación se ha exacerbado durante este tiempo de contensión.

Así pues, la intención de compartir este tema es la de, ojalá, contribuir a que demos juntos un paso hacia ponernos en marcha hacia el camino que corresponde a cada uno de nosotros, en lugar de seguir dando vueltas a la cabeza, sin que esto nos conduza a ninguna parte. También tiene como propósito, como todo lo que hago, el atender mi propia misión de vida. 

Aclarado lo anterior y para entrar en materia, a lo largo de la entrada, intentaré responder a las siguientes preguntas:

¿Qué es una Misión de Vida?

¿Qué son los talentos? 

¿Cómo saber lo anterior puede ayudarnos a ser nosotros mismos? 

Misión de Vida

Comenzaré por aclarar que la misión de cada uno es la de cada uno. Y cada uno, también, elige su misión según lo que su alma decide necesitar para avanzar en su evolución de consciencia.

Ahora sí… vamos al grano. 

Lo que muchas veces comprendemos como misión o propósito de vida, pareciera implicarnos algo ENORME. Muchas personas se angustian porque creen no estar haciendo nada importante en sus vidas. ‘Es que no sirvo a la humanidad’, dicen unas. ‘No he salvado la vida de nada ni de nadie’, expresan otras. Algunas más se preocupan, pues nunca han participado en grupos o en comunidades que realizan actividades vistas como sofisticadas o en las comúnmente llamadas humanitarias

En este sentido, hace un tiempo me di cuenta de que tales creencias no tienen nada que ver con lo que en realidad es una misión de vida. Lo supe cuando, al aceptarme a mí misma y con ello también mi misión, se abrió frente a mí la posibilidad de aprender a hablar con mi propia alma y con el alma de otros.   Conversar con el Alma –técnicamente conocido como abrir los registros akáshikos– no es otra cosa que acceder a la biblioteca de nuestra alma para sacar de allí toda la información que de nosotros queramos saber. 

Dicho esto, cuando preguntamos a nuestra por la misión que nos atañe, ella responde de forma clara y directa, y en términos distintos a lo que generalmente se piensa.

Por otra parte, la misión viene respaldada por uno o varios talentos.

Qué son los Talentos.

Los dones o talentos posibilitan que llevemos a cabo nuestra misión de manera fluida. Desde la experiencia humana y con nuestra mente racional al mando, no obstante, esto puede tornarse complejo. Porque el alma lo sabe bien, nos entrega, entonces, una serie de recursos con los que la vivencia de la misión pueda hacerse más sencilla. Esos recursos son, pues, talentos que se le correspondan. 

Como un dato interesante, la misión de vida se siente de dos maneras… como dos fuerzas que apuntan en direcciones contrarias. La verda es que una de esas fuerzas impulsa la otra. A lo que me refiero es a que la misión se puede sentir como eso que en nosotros vibra muy fuerte. Tanto, tanto, que escapar de ella es muy difícil. Por otro lado, es en ella, también, donde está nuestra gran labo, ya que es ella nuestra gran la plataforma de expansión consciencial. 

Recordemos que nuestra alma no está aquí de jugarreta. Los que muchas veces entramos en fiesta somos nosotros; y aunque al alma le encanta la alegría y el disfrute, su forma de ver la alegría y el disfrute no se parece a la de la mente. Desde la mente podemos hacer tonterías que consideramos entretenimiento cuando, en realidad, lo que hacemos es perder el tiempo. Desde el alma es importante reír, sonreír y disfrutar de la vida. También lo es que esto apunte a un propósito mayor; uno relacionado con su evolución en consciencia. 

A manera de ejemplo, comparto a continuación algunas misiones reveladas en medio de un encuentro conmigo al que llamo Conversación con el Alma, y los talentos que las acompañan. 

Primera misión: REPARAR

Talentos que la acompañan: 

– El talento de acercarse con la verdad. Es decir, sin máscaras o disfraces. 

– El talento de la vislumbración. Esto es la capacidad de ver a lo lejos o antes de que algo ocurra. También, ver la luz en la oscuridad. 

– El talento de poner las cosas en una balanza, o la capacidad de crear equidad.

Segunda misión: Intermediar.

Si bien la persona tiene una serie de talentos que acompañan su misión, el gran talento que esta persona decide traer a la experiencia humana es el talento de la recolección. En su caso, esto siginifica tener la capacidad de recoger de quienes tienen para dar y hacer llegar a quienes necesitan recibir. 

Tercera misión: Transmutar o transformar. 

Talentos:

– Crear con la pluma o la habilidad de crear historias a través de la escritura creativa es el primer talento de esta mujer.

– El segundo es el talento de transformarse o la habilidad para ponerse distintas máscaras y al final del día dejarlas colgadas en el perchero, para de esta manera regresar a ser ella misma. 

– Como tercer don, esta persona tiene el talento de alentar o transmitir a otros el valor necesario para llevar a cabo alguna cosa, y la confianza en ellos mismos. 

– Por último, una cuarta misión –la mía: La misión de compartir o transmitir. De ahí que yo comparta o transmita a través de este medio y de otros más. Por eso, también, escribo libros. Los talentos que acompañan mi misión, son: el don de la voz, para cantar o para hablar. El don de que el otro saque lo mejor de sí y el talento de conectar a otros consigo mismos. Aquí cobran vida y sentido los encuentros y los acompañamientos que realizo. Otro talento tiene que ver con transmitir desde el corazón –por eso elijo escribir relatos de ficción más que otro tipo de textos, cuando de mis libros se trata. 

Profundizando, no existe una misión de vida mejor que otra ni talentos superiores a otros. En este orden de ideas, es importante entender que nuestra alma sabe exactamente por qué y para qué elije una u otra misión, y unos u otros talentos. Nuestra labor como su vehículo de exoeriencial es, sobretodo, la de permitirles expresarse. De esta manera, nuestra alma podrá recoger los frutos que necesita para su expansión consciencial. Así es como lo entiendo y lo siento… Como lo vivo, y como lo confirmo a través de los encuentros con las personas que me consultan. 

¿Cómo Ser Yo?

Para cerrar, ¿qué tienen que ver mi misión y mis talentos con la idea de ser yo? Y… ¿por qué es importante vivir a partir de ellos, en lugar de vivir como sea y hacer lo que se me ocurra?

Como lo expliqué anteriormente, cada uno de nosotros viene con un propósito en lo que, en resumen, está contenido lo que estamos llamados a ser, desde una perspectiva profunda. Si nos desviamos de ese norte, es fácil concluir que acabaremos por tergiversar las experiencias de quien debemos ser, acabando por convertirnos en la fabricación de alguien más.

Como yo lo siento en mi corazón, ser nosotros mismos es vivir alineados con los deseos y las necesidades de nuestra alma. No, en cambio, con los caprichos de del ego o las demandas de un sistema artificial que poco o nada nos ama o se preocupa por nosotros. Saciar los antojos de nuestro ego, no necesariamente va a contribuir a nuestra evolución en consciencia. Y es que es para esto último para lo que estamos vivos.

la INVITACIÓN

La invitación hoy es a que des una miradita hacia adentro, y te preguntes cuál podría ser tu misión y cuáles los talentos que la acompañan. La tuya, que es la que importante. La tuya, que es la más valiosa, porque es la única que podrás llevar a cabo. ¿Cuál será?

Si la descubres, tal vez quieras decidir si continuar como venías, o si es momento de cambiar de ruta.

Bueno, si te conectaste con este contenido, deja un comentario debajo de esta publicación, regálale un ‘me gusta’, o compártelo con quienes crees que podrían beneficiarse de él. Si prefieres ver este tipo de contenido en video, te invito a visitar mi canal en Youtube, Un Café con María Paulina.

Gracias por acompañarme. Hasta una próxima oportunidad.

Un beso… ¡chao!

Reproductor de audio